“Inocencia Ininterrumpida” en Hybrid 2024

Galería Beatriz Pereira x Hybrid Art Fair

Un año más, nos adentramos en la semana más importante de Madrid para el mundo del arte. El evento en el que artistas, galerías y otros profesionales del arte convergen en las principales ferias: ARCO, UVNT, JUSTMAD, Art Madrid e Hybrid Art Fair, en la que tenemos el placer de participar por segundo año consecutivo.

Del 7 al 10 de marzo, en el Hotel Petit Palace Santa Bárbara, se celebra Hybrid Art Fair, una de las principales ferias y también la más original, pues se concentra en las dos primeras plantas del hotel, donde cada galería interviene una habitación.

Nuestro proyecto se encuentra en la habitación 115. Comisariado por Inés AlonsoInocencia Ininterrumpida toma de referencia la película de James Mangold, Inocencia Interrumpida (“Girl, interrupted”, 1999), protagonizada por Angelina Jolie y Winona Ryder, que comienza así:

«¿Alguna vez has confundido un sueño con la vida real?, ¿alguna vez has estado melancólico?, ¿o has creído que tu tren se movía estando quieto?… Quizás estaba loca (…) o quizás sólo era una chica, interrumpida».

Así como en la edición anterior presentábamos INT. Habitación 117, este año volvemos a recurrir al lenguaje cinematográfico, esta vez para tratar el tema de la inocencia de una manera introspectiva. Con este proyecto, invitamos a todo aquel que un día no pudo, a recuperar la inocencia, poder divagar sin plantearnos si estamos locos. Algunas obras pretenden acercarnos a rememorar elementos de nuestra infancia que, en el constructo de nuestra personalidad, hace en ocasiones que empleemos, como un día nos enseñó Chandler Bing, el humor como mecanismo de defensa; o encontrarnos con un jarrón que nos habla, como en La Bella y La Bestia. La estética naif e infantil disfrazada de crítica, las conversaciones con Alexa y nuestro algoritmo roto –interprétese como cada uno considere–. Con Inocencia Ininterrumpida reivindicamos la nostalgia por nuestra infancia, lo que nos enseñaron nuestras abuelas, los sucesos de nuestra vida que nos han llevado a ser lo que somos hoy.

La obra de Isabel Flores bebe de la observación y la influencia de aquellos lugares del mundo en los que, en algún momento, ha vivido y que han construido su discurso hasta hoy: Hornachos (Extremadura), La Laguna, Turquía o Berlín. Entre todo un mundo de referencias visuales ornamentales en las que se inspira, Flores recoge en su obra las formas presentes en los azulejos de la casa de su abuela, donde ha pasado su infancia y gran parte de su vida adulta, de sus raíces. Porque hoy en día, reivindicar la tierra y nuestros orígenes, parece otro gran acto de rebeldía.

La obra de Maravillas Artero está condicionada desde su infancia. Nace en Lorca (Murcia), en una familia donde son seis hijas, una experiencia vital que marca toda su obra y puede verse reflejada en su pintura, reflexionando sobre los vínculos que se crean entre las mujeres. En su trabajo, explora temáticas como la vida cotidiana, salir de fiesta en la adolescencia, el amor o la inocencia. En estas obras nos habla de la pérdida de la inocencia a través de la toma de conciencia de otras realidades que nos eran invisibles en la infancia. Artero convive desde los 19 años con la esclerosis múltiple, cuyo diagnóstico fue para ella “su pérdida de la inocencia”.

La obra de Pilar del Puerto cercana al conceptualismo, explora y analiza nuestras relaciones con el entorno. Ahora, con el uso de la inteligencia artificial, el sonido y la luz, la artista plantea y reflexiona sobre temas y problemáticas que nos acompañan desde nuestro desarrollo, como el amor, el desánimo o cómo nos afectan las redes sociales. En sus últimas obras, Pilar también explora el mundo de la IA y cómo estos temas trascienden fronteras y pueden afectar a lo que no es humano, a un algoritmo o un “sujeto” programado.

La obra de Rebeca Khamlichi fusiona la iconografía popular con temáticas comunes. Con la figura femenina siempre como base, trabaja temas de dura crítica social, focalizándose en lo que cada uno idealiza y en la complejidad de las emociones. Así, su obra despliega un cautivador diálogo de colores y formas que invita a los espectadores a explorar los matices más íntimos de la experiencia humana. En estas cuatro obras, creadas para la VIII Edición de HYBRID ART FAIR, Khamlichi recurre a sus colores vibrantes característicos que nos remiten directamente al Pop Art, para tratar emociones personales y complejas.

La obra de Sergius Fitz se encuentra enmascarada en la más pura inocencia, con una estética infantil que nos remite a los personajes de nuestra niñez, pero a la vez, poniendo ante el espectador duras reflexiones que, en ocasiones, nos trasladan a una profunda introspección sin perder su tan característico sentido del humor. Así, escenas aparentemente tiernas, se transforman en metáforas visuales que exploran la salud mental, los traumas y la formación de la identidad, entre otros. 

Obras disponibles en Hybrid Art Fair

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar